Huelga de taxis: la principal asociación de Madrid desconvoca el paro del 29 y 30 de junio

Un conductor en la estación de Atocha.
Un conductor en la estación de Atocha. ÁLVARO GARCÍA

La Asociación Gremial de Auto Taxi de Madrid, la asociación más representativa del sector del taxi en Madrid, ha desconvocado la huelga prevista para los días 29 y 30 de junio, coincidiendo con el World Pride Madrid 2017, después de que el Ayuntamiento haya pedido personarse en el recurso interpuesto por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia para limitar las licencias de Uber y Cabify. De momento, la huelga se mantiene en el resto de ciudades españolas que se habían sumado a la protesta de Madrid.

Esta asociación convocó ayer una huelga de 48 horas para protestar por la «pasividad» del Consistorio frente a la «competencia desleal» que, a su juicio, representan estas plataformas de empresas de vehículos de alquiler con conductor (VTC). El detonante de la convocatoria fue el servicio de furgonetas que oferta Uber para la Semana del Orgullo, denominado UberVAN, con trayectos bajo demanda para grupos de entre seis y ocho personas en el eje Recoletos de Madrid, por donde transcurren los actos de la Semana.

Poco después, el Ayuntamiento de Madrid anunció que había pedido personarse en el recurso interpuesto por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia para defender que no pueda haber más de una licencia de vehículos de alquiler con conductor por cada 30 taxis, como marca la normativa.

En una rueda de prensa, el presidente de esta asociación, Miguel Ángel Leal, ha anunciado esta mañana que, «viendo la voluntad» del Ayuntamiento de Madrid, han decidido desconvocar los paros. «Vamos a dar este voto de confianza, no nos gusta la huelga, nos gusta trabajar y no estar en la permanente protesta», ha dicho.

A estos paros se habían sumando además los taxistas de otras ciudades españolas, entre ellas Barcelona, donde tendrá lugar una manifestación y una marcha lenta para exigir a la Generalitat más controles a las empresas que trabajan con conductores con licencia VTC.

El sector ya llevó a cabo una protesta del pasado 30 de mayo. El Ministerio de Fomento, aunque defiende a capa y espada que las competencias están en manos de comunidades autónomas y ayuntamientos, intenta calmar los ánimos por la vía normativa. El departamento que dirige Íñigo de la Serna prepara una normativa para impedir que las VTC vendan o arrienden sus licencias durante los dos años siguientes a su obtención.

Se trata de una de las iniciativas normativas que el Gobierno aprobará para evitar lo que considera “una burbuja de especulación con la cascada de unas 10.000 licencias VTC , tal y como adelantó EL PAÍS, que se concederán próximamente por vía judicial y que, por tanto, sobrepasarán el ratio establecido por ley con las de taxi.

Fuente: www.elpais.com

(Visitas total 26 veces, 1 visitas hoy)